ENTREVISTA A Luca Barcellona

18:42

Hace unas semanas, en la entrevista a Elliot Tupac, os comente que esa entrevista iba a ser la primera de una serie de entrevistas que nos llevaran a conocer a los referentes actuales de la tipografía, caligrafía, lettering, sign painting, del tatuaje, etc. Este iba a ser un material que saliera bajo pago, pero que al final he decidido ofrecer totalmente gratis para todos vosotros, seguidores de Lettering Time, así que disfrutarlo ;) Podéis encontrar todas las entrevistas que hemos realizado hasta la fecha aquí.
Pues bien, seguimos y de qué manera, es un verdadero honor para mi poder deciros que está con nosotros el mayor referente de la caligrafía contemporánea, Luca Barcellona.


Luca Barcellona es, seguramente, el mejor calígrafo de nuestro tiempo, y la calidad de su caligrafía es indudable. Desde Italia, su caligrafía ha llegado a casi cualquier lugar del mundo de una forma natural ya que tanto los neófitos del tema como los profesionales de las artes gráficas no pueden dejar de admirar su trabajo. Así que sin más dilatación vamos a deleitarnos con las palabras de Luca Barcellona:

Pregunta obligatoria, ¿Cómo Luca Barcellona entró en el mundo de la caligrafía y cuando descubriste que realmente podría ser tu profesión?

Desde que estaba haciendo graffiti y estudiaba diseño gráfico, en los años 90, la escritura siempre ha sido, ante todo, una gran pasión para mí, una forma de meditación y de distanciarme del mundo que me rodeaba.
Se convirtió en una profesión cuando empecé a tomarlo más en serio y a estudiar la caligrafía clásica.

¿Que tiene la letra que te interesa tanto y por qué crees que es importante en el diseño y la cultura?

La comunicación está hecha de imágenes y mensajes, y a su vez también de letras. Conocer las formas presentes tanto como las del pasado es muy importante para transmitir cualquier tipo de mensaje. La tecnología en este aspecto es muy útil, pero no puede funcionar sola, sin los cimientos de la historia de la escritura.

Trabajas desde el graffiti a la caligrafía clásica, y has logrado mezclar estos dos mundos de una manera maravillosa, ¿cómo ha sido este proceso y que te interesa de cada una de las dos disciplinas?

Mira, cuando entre por primera vez en contacto con el mundo de la caligrafía, con la gente, durante los talleres me refiero, recuerdo que no tuvieron buena acogida mis graffitis, ya que criticaron sólo la legalidad. Pero los escritores básicamente son grandes fans de las letras. La escritura es algo que debe ser enseñado, pero había un problema generacional, sobre todo en un momento que todo lo digital se imponía de una forma tan abrumadora. 


Esto es lo que me pasó a mí en ese momento, pero ese fue un viaje que tuve que hacerlo solo, y estoy feliz de haber creado este puente entre la vieja y la nueva escuela, ya que muchos están siguiendo mi camino, y hay un renovado interés por parte de un público muy joven, y esto es algo que yo puedo ver en los cursos organizados por la Asociación de caligrafía Italiana, pero también en otros lugares del mundo. 


Yo vengo de realizar un workshop de caligrafía en Brasil y he visto mucho interés por las letras de la gente que no superen los 35 años, pero hay muy pocos maestros realmente cualificados para enseñarles.

¿A qué tipo de aplicaciones suele ir destinado tu trabajo?

Obviamente, los gráficos y los envases se encuentran entre los primeros contextos de consumo en que se aplica la caligrafía. 


Pero las letras se pueden aplicar en muchos campos, no sólo los convencionales. Me las arreglé para trabajar con las letras en circunstancias impensables, como una actuación con tinta conductora que activa los circuitos conectados a los contenidos digitales de vídeo, o también durante un festival de un dúo electrónico con un campeón del mundo en karate. 


Entre mis trabajo tengo títulos de películas, exposiciones, personalización de productos, una línea de camisetas, pintura corporal, actuaciones en grandes superficies, etc. Depende de vosotros, si vosotros estáis dispuestos a aprovechar las oportunidades que se presentan y plantearte “¿Cuánto estoy dispuesto a ir más allá?” y sin dudarlo, responderte a ti mismo “¡sí, acepto el reto!”.


La escritura me ha permitido conocer a gente increíble y viajar a lugares donde no estuve nunca, desde Australia a Japón, desde California hasta Canadá,etc, y todos estos viajes son experiencias que me han hecho crecer tanto humanamente como profesionalmente.

Luca Barcellona es, sin duda, uno (si no el más) de los calígrafos más admirados en todo el mundo, a millones de diseñadores y apasionados de las letras les encanta tu trabajo y tu forma de trabajar, ¿Qué le recomendarías a aquellas personas que se inician en el mundo de la caligrafía?

Yo recomendaría emprender este camino sólo si estas dispuesto a no dejar nunca de aprender, y hacerlo sólo si tienes una pasión por las letras. No os detengáis en los cumplidos, y con ellos no penséis que ya habéis llegado a alguna parte. Se necesita una gran cantidad de autocrítica, y es agradable sentirte un aprendiz eterno frente a los calígrafos del pasado. Luego viene el momento en que se siente la necesidad de salirse del camino marcado y crear automáticamente tu propio estilo.

¿Prefieres trabajar en una caligrafía clásica más perfeccionista, o en una más gestual?

En ambas. Una no excluye a la otra. Recuerdo que mi primer maestro de caligrafía trabajaba signos muy abstractos, tiempo después él llegó a asistir a mi curso de gótica formal, porque sentía que quería volver a las formas, debido a que se estaba perdiendo... es cíclico.

Lo que es seguro, es que no se puede hacer escritura expresiva sin conocer las formas básicas de las letras. La abstracción creo que es una parada siguiente, cuando tú ya te sientes seguro de lo que haces y tu mano se convierte en luz.


En la caligrafía es tan importante un buen espaciado entre letras y un espacio negativo bien trabajado, que la propia caligrafía ¿Qué técnicas utilizas para saber cuándo las letras están bien proporcionadas? ¿Cuando das un trabajo por terminado?

El espacio en sí, es un hecho de métrica óptica, es como preguntarse cuando hay armonía en una composición, sólo "se siente”. El ojo es entrenado por practicar. 
Bruno Munari, dijo que el trabajo se acaba cuando no hay nada que quitar; Creo que es muy cierto.

Hemos podido ver tu trabajo, durante años, en algunos vídeos donde realizabas caligrafía para la marca Carhartt ¿Te gusta trabajar para esta y otras grandes marcas? ¿Estas grandes empresas limitan de algún modo tu creatividad o todo lo contrario? 

Hay una cosa importante que decir de antemano: El calígrafo que trabaja como diseñador no es un artista que hace lo que quiere y lo vende. El diseñador debe ser capaz de responder a la preguntas de un director, de estudiar sus necesidades y encontrar una solución. A veces se trata de letras (aparentemente) muy simple, pero en el caso de un logotipo para una empresa o letras para la publicidad o en el envase de un producto, estos proyectos no tienen la intención de mostrar lo bueno que eres, pero si lograr el propósito requerido. Y esto no es un límite. 


Muchos de los que se hacen llamar calígrafos, esto no lo entienden del todo ya que hay una gran diferencia entre las letras que publican en sus sitios, y las aprobadas y utilizadas después de pasar los juicios interminables y críticas por parte de una gran multinacional, y esto implica tener éxito en este compromiso. Entrar en la circulación significa haber obtenido un buen diseño que todos puedan disfrutar.

Es obvio, y aunque muchas veces no se hable de esto, que todos tenemos pagos que asumir en nuestro día a día como profesionales ¿Cómo distribuyes tu agenda entre los proyectos comerciales y el trabajo personal? ¿Qué importancia le concedes al trabajo personal? ¿Cree que los jóvenes puedan ganarse la vida con la caligrafía o es un campo ya saturado?

Yo siempre he hecho que el trabajo comercial también sea capaz de permitirme el lujo de realizar proyectos personales, no solo en la escritura sino también en la música. 
Por supuesto, para llegar a ser calígrafo profesional tienes que estar muy decidido, aportar algo personal, y hacerlo de una manera muy profesional. Muchos se echan atrás cuando se dan cuenta de lo realmente duro que es esto.

Muchos amantes de la caligrafía sueñan con hacer algún curso en “La Asociación Italiana de caligrafía" y para ello viajan miles de kilómetros desde Estados Unidos, Argentina o cualquier lugar de Europa ¿Cómo es la enseñanza en este hermoso lugar? ¿Cuál es el ambiente que allí se vive?

Cada vez más y más personas vienen a nuestros cursos desde el extranjero, y esto nos pone muy contentos porque al ser la asociación ACI y no una escuela, es muy duro poder mantenerse a sí mismos y esto ocurre gracias a los miembros y voluntarios. Pero nuestro trabajo, es recompensado por la afluencia y el interés en los cursos y en los propios maestros. Últimamente la audiencia de los talleres es muy variada y realmente se disfruta de ella, pero nuestro enfoque está más centrado en la verdadera enseñanza y no en la apariencia, es decir, para mí no tiene sentido hacer cursos en el que se traten las herramientas, o en los que nos enfrentamos a muchos estilos en un solo día. 


Nosotros nos negamos en muchas ocasiones a este estilo de curso para poder mantener una cierta calidad en la enseñanza. Se necesita tiempo y dedicación, no creo que exista la necesidad de crear calígrafos mediocres.

Tú también has enseñado caligrafía en muchas partes del mundo ¿Has notado un aumento en el interés por la caligrafía en los últimos años?

Absolutamente. Creo que es el resultado del trabajo de muchos calígrafos. A menudo se insertan nuevas fechas para cursos cuando presento mi trabajo como calígrafo en escuelas especializadas, IED, Domus Academy, Politécnica, institutos y academias de arte. Revelar lo que hago es una parte clave de mi trabajo.


¿Crees que el interés tanto de los estudiantes como de los clientes que contraten tus servicios seguirá creciendo en los próximos años?

Esto es muy complicado de predecir. Lo cierto es que nunca me he ocupado de la caligrafía como una moda, al contrario de otros que si lo ven así. Para mí, la escritura es un asunto serio, es mi vida, así como la formación de un filtro maravilloso para ver el mundo a través de ella, para seguir mejorando. Espero que mi enfoque sea entendido y compartido en el futuro.


Sin lugar a duda, un verdadero lujo hablar con Luca Barcellona, todo un referente en la caligrafía mundial, espero os resulte interesante y útil esta entrevista, y como siempre espero vuestros comentarios debajo de este articulo.

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Increíble la entrevista a un referente como Luca Barcellona!. Muchas gracias por compartir!

    ResponderEliminar